Colombia: Un lugar lleno de Respuestas

Realmente, ¿qué recibe Santos en educación superior?

Analistas encontraron que si bien se crearon sedes de universidades en sitios remotos, éstas no tuvieron tanto protagonismo en las estadísticas de cobertura. Los balances nacionales estuvieron muy ligados a la cantidad de matrículas abiertas y canceladas en Bogotá. Además, el crecimiento no fue igual en todos los departamentos, sino que fueron unos cuantos los que tuvieron incremento sostenido. Es decir, entre la capital y unos cuantos departamentos jalonaron el comportamiento de las cifras nacionales.

Respecto al Sena, el sindicato de esa institución insiste en que los programas que allí se están ofreciendo no tienen la suficiente calidad para calificarlos como educación superior. Diagnóstico de la Revista Semana
El siguiente es el aparte del informe preparado por la Revista Semana, para el tema de educación superior:

El balance que presentó el Gobierno sobre educación superior dice que de una cobertura del 24,4 por ciento en el 2002, se pasó al 35,5 por ciento en el 2009. Al finalizar la Presidencia de Uribe había 570.000 estudiantes más que cuando se inició su mandato.

Según reportó Gabriel Burgos, viceministro de Educación Superior, esa ampliación de la cobertura se dio, básicamente, gracias a tres factores. El primero fue la ampliación de los cupos en educación técnica y tecnológica. En el 2009, de cada 100 matrículas, 35 eran para cursar alguna de éstas.

El segundo fue la creación de programas de educación virtual, que ya son 147 y que permiten que la gente estudie sin tener que desplazarse hasta las aulas de clase.

Y el tercero, la creación de 164 Centros Regionales de Educación Superior (Ceres), que se conformaron mediante alianzas entre instituciones privadas, empresas y entidades territoriales. La idea era darles educación técnica, tecnológica y profesional a los muchachos que salían de escuelas y colegios rurales. Actualmente hay 28.000 estudiantes cursando alguno de los 748 programas que se están ofreciendo. "Con esto, hoy la oferta llega al 62 por ciento de los municipios, cuando en el 2003 se concentraba en el 23 por ciento", señaló Burgos.

Sin embargo, ante estos buenos resultados que presentó el viceministro, vale aclarar que ese crecimiento no fue homogéneo en todo el país. Algunos departamentos sí tuvieron un crecimiento constante en las matrículas para educación superior entre el 2003 y el 2008. Éstos son Bolívar, Quindío, Santander, Norte de Santander, Antioquia y Risaralda. Pero en la mayoría de departamentos, se presentaron bajones en la cobertura, generalmente entre el 2005 y el 2006.

La tendencia nacional obedece mucho a lo que ocurra con la cobertura en Bogotá. Es decir, cuando son menos los estudiantes matriculados en esta ciudad, ocurre no mismo con la proporción en el resto del país, y viceversa. La lectura que los expertos hacen sobre este fenómeno es que la cobertura en educación superior sigue estando muy ligada a lo que ocurra en la capital y que ésta, junto con los departamentos que tuvieron un crecimiento constante a lo largo de los últimos años, jalonó los resultados nacionales.

Respecto a la ampliación de programas técnicos y tecnológicos que presentó el Gobierno como avances de su gestión, se puede decir que las mismas cifras oficiales dan cuenta de que la cantidad de graduados en programas técnicos creció en 19,1 por ciento entre el 2001 y el 2008. Tal vez sí tuvo un resultado plausible. Sin embargo, los egresados de programas tecnológicos no tuvieron mayor crecimiento. Apenas fue del 0,2 por ciento.

Y el aumento de la cantidad de egresados universitarios tampoco fue muy grande, pues alcanzó el 1,8 por ciento en el mismo lapso.

En cambio, las cantidades de quienes terminaron programas de educación más avanzados sí tuvieron notorios incrementos. Los que terminaron especializaciones se incrementaron en 3,1 por ciento; los de maestrías, 8,1 por ciento, y los de doctorado, 20,4 por ciento.

El reto que le espera al gobierno de Santos no es solamente incrementar el número de matrículas, sino hacer que los estudiantes permanezcan y se gradúen.

El Sena, ¿como las universidades?

Los balances oficiales del Sena dicen que durante la era Uribe se incrementaron los ingresos de la institución, que provienen principalmente de los parafiscales que aportan las empresas por cada empleado. Mientras en el 2002 los dineros que ingresaron a este instituto sumaron un poco más de 548 millones de pesos, en el 2009 fueron de casi 1.300 millones de pesos.

En su función de brindar capacitación para que las personas con menos posibilidades de estudiar puedan aprender sobre algún oficio, el Sena pasó de formar 52.550 técnicos y tecnólogos en el 2002 a 307.060 en el 2009. "Esto muestra un crecimiento del 82,88 por ciento en la capacidad de oferta para este rango", dice el informe del Sena.

El Gobierno está catalogando aquellos programas del Sena como educación superior. Su argumento es que la institución ha elaborado programas educativos conforme a los intereses de gremios, empresas, trabajadores, instituciones educativas, centros de investigación y el Gobierno. La idea es formar a los empleados según lo que se necesita en el mercado.

"De esta manera, la formación profesional para el trabajo se perfila como un mecanismo para aumentar la cobertura de la educación superior como contribución del Sena a la formación de recursos humanos con niveles similares o equivalentes a los ofrecidos por la estructura formal de la educación", dice el Ministerio de Educación.

Pero algunos critican esa posición argumentando que aquellos programas no tienen la suficiente calidad para catalogarlos como educación superior.

El Sindicato de Trabajadores Públicos del Sena (Sindesena) ha insistido en que decir que esa institución es de educación superior desvía su verdadera misión. Los sindicalistas dicen que cuando el Gobierno habla de la formación del Sena como educación superior, está acudiendo a una estrategia política para incrementar los resultados que muestra.

Según han dicho, este comportamiento se evidencia desde el año 2005, cuando "empezó la desenfrenada carrera por incursionar en la educación superior, que ha incidido insignificantemente en el detrimento de la misión de la entidad".

En efecto, al mirar las cifras de cobertura del Sena, se nota que en el 2002, había 52.550 personas matriculadas en programas técnicos y tecnológicos. Las cifras fueron disminuyendo cada año, hasta que en el 2004 llegaron a 47.594. Pero desde el año siguiente, el 2005, se dispararon a 97.468 y siguieron ascendiendo año tras año hasta llegar a los 307.060 que el Sena reportó en su balance del 2009.

En un análisis hecho por el sindicato, concluyen que, según las normas que rigen a esta institución, "en el Sena se puede impartir educación superior respetando los ordenamientos legales vigentes y muy especialmente los referentes de calidad". Pero esa educación no sólo debe estar conectada con lo que necesita el sector productivo, sino que debe tener componentes que les enseñen a los trabajadores sobre ciencia y tecnología, dice el Sindesena.

"El país necesita trabajadores altamente calificados y ello implica que el soldador que hace muy bien la soldadura comprenda las reacciones químicas que se presentan al entrar en contacto un material con el otro y la razón de los gases resultantes; que el campesino productor de cerdos comprenda por qué su camada de 10 cerditos tiene las orejas erectas y dos tienen manchas, mientras que los otros son blancos. No son Rellenos química, física y genética, sino conocimientos de principios y leyes básicas de la química y reglas de transmisión por herencia que le permiten al trabajador comprender su mundo laboral y poder transformarlo", dice en este discurso.

Finalmente, el sindicato hace una observación en cuanto a que la educación superior que brinde el Sena debe ser complementaria a su función de formar a los trabajadores para que desempeñen mejor sus labores en el sector productivo, pero "no puede cambiar su naturaleza para cumplir las funciones que le competen a otras instancias del Estado o para suplir la necesidad de acceso a la educación superior que demanda el país".

1 comentario:

  1. Yo pienso que la noticia de que la era Uribe quiere aumentar el numero de tecnicos y tecnologos y disminuir la eduacion superior, no es un tema actual sino que se ha venido debatiendo desde hace años. Es obvio que un pueblo sin una eduacion de calidad, es decir, un pueblo educado no puede transformar su region ni implementar nuevos modelos de vida. Me da tristeza que aunque muchas personas saben eso, hoy en dia Colombia tiene un presidente que va a continuar jodiendonos.

    ResponderEliminar

Ayudemos a construir conocimiento en forma solidaria.
Esta es una sugerencia desde la Diversidad para hacer Universidad.

SUSCRIPCIONES

Recibe nuestras publicaciones por email. Escribe tu email aquí::

Por favor no olvides confirmar tu suscripción desde tu correo. Gracias.
Administrado por FeedBurner