Colombia: Un lugar lleno de Respuestas

GUÍA DE INTERVENCIÓN DE PSICOLOGOS Y PERSONAL SANITARIO EN DESASTRES

!Porque si queremos ayudar
debemos estar preparados¡

GUÍA DE INTERVENCIÓN


Grupo de Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos
de Madrid – España

ACOGIDA Y ACOMPAÑAMIENTO DE FAMILIARES
Identifícate y preséntate como profesional.
Preserva la intimidad de los afectados.
Observa el estado emocional de la persona a asistir (grado de atención, orientación, agitación, relaciones en el grupo).
Demuestra interés, paciencia y seguridad. Muestra una actitud empática y cercana.
Permíteles expresarse emocionalmente.
Emplea la escucha activa, respeta los silencios, y estate atento a las demandas de la persona.
Normaliza los estados emocionales, es una reacción normal ante una situación anormal.
Favorecer el contacto con otros familiares, lugares o personas que les puedan ofrecer apoyo e información.


Informa acerca de la situación y de los trámites a seguir en cada momento (alojamiento, puntos de información...) de forma directa, concreta y clara; evitando tecnicismos innecesarios o mentiras. Emplear frases cortas, lenguaje asequible y, si es necesario, dar las instrucciones por escrito.
Proporciona información sobre el acceso a recursos básicos (agua, alimentos...) o facilita el contacto, siempre que sea posible, con el profesional encargado de ello.
CUIDADO CON:
Contactar físicamente sin haber observado antes la situación.
Generalizar. No todas las personas necesitan lo mismo en la misma situación ni todas las personas están preparadas para recibir apoyo psicológico.
Dar falsas esperanzas, hacer predicciones o proporcionar información que desconoces.
Rechazar los sentimientos del otro (verbal y no verbalmente) o interrumpirle.
Suministrar bebidas estimulantes (con cafeína, teína...) o medicamentos sin supervisión médica.
Cuidado con sobre implicarte con los afectados.
COMUNICACIÓN DE MALAS NOTICIAS
Antes de nada preséntate.
Busca el entorno adecuado: en privado, con intimidad, en presencia de un allegado de apoyo (si es posible). Invita a tomar asiento.
No olvides:
-Notificarlo en persona.
-Buscar a la persona adecuada entre el grupo familiar para recibir la noticia.
-Averiguar lo que la persona sabe.
-Evaluar si es el momento adecuado.
Las reacciones emocionales intensas son normales NO las reprimas.
Responde honestamente. Da información clara y concisa.
El lenguaje no verbal es fundamental (inclinación corporal, mirada, contacto, distancia....).
Cada persona responde de manera diferente ante una mala noticia.
Favorece la comunicación y contacto con otros allegados y agentes de referencia. Actúa como nexo.
CUIDADO CON: 
Dejar sola a la persona tras la comunicación de la noticia.
Culpabilizar, moralizar o permitir que la persona lo haga.
Cortar el llanto.
Emplear verbalizaciones que quiten importancia a lo ocurrido (ejemplo: “no se preocupe”, “lo superará”) o frases hechas (“hemos perdido”, “se ha ido”, “le entiendo perfectamente”, “tranquilo”, “no llore”...).
Usar eufemismo o tecnicismos innecesarios: pueden dar lugar a confusión.
Utilizar términos como cuerpo o cadáver. Usa el NOMBRE del fallecido en tiempo pasado.
Dar detalles no solicitados, excesivos, innecesarios o escabrosos.
NUNCA mentir o transmitir falsas esperanzas.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Ayudemos a construir conocimiento en forma solidaria.
Esta es una sugerencia desde la Diversidad para hacer Universidad.

SUSCRIPCIONES

Recibe nuestras publicaciones por email. Escribe tu email aquí::

Por favor no olvides confirmar tu suscripción desde tu correo. Gracias.
Administrado por FeedBurner