Colombia: Un lugar lleno de Respuestas

El primer empleo – Cecilia López Montaño

Es realmente significativo que el tema del empleo esté ocupando la agenda de prioridades del nuevo gobierno. Por fin se le está dando a semejante problema la importancia que se merece y eso, debe reconocerse como un gran cambio con respecto al gobierno anterior. Sin embargo, lo importante es que diseñen estrategias que lleven a soluciones reales y que además no generen nuevos problemas. No es nada fácil, es necesario admitirlo, porque la informalidad y la desocupación han llegado a niveles casi inmanejables. El grueso de los colombianos viven de distintas formas de rebusque, lo que se asocia a todos los problemas de financiación de los sistemas de seguridad social.

Para no equivocarse de buena fe es fundamental aceptar que la generación de empleo no se produce como resultado de leyes y normas.


La pregunta obvia es: ¿dónde se crea empleo y de que tipo? Más informalidad es inaceptable. Si la gente no tiene ingresos, reduce su consumo al mínimo. La minería no genera empleo ni del tipo ni de la cuantía que se requiere, eso se sabe. Y esa es la locomotora hoy en marcha, así no estemos en la bonanza que tanto anunció el gobierno anterior. Pero la verdad es que sí está creciendo ésta producción y sus exportaciones. Sinceramente, esa es la esperanza del Gobierno y la que le ha permitido rechazar la reforma tributaria estructural que todos piden. Por ahí no va la solución.

Es en ese contexto que se debe analizar la Ley del Primer Empleo. Claro que la situación de los jóvenes es lamentable y requiere pronta solución. Es un problema mundial que la OIT ha denunciado. Pero en este momento, tan poco favorable en términos de creación de empleo, las prebendas para quienes contraten menores de 25 años, pueden causar daños irreparables entre los mayores de esa edad que se verán con menores posibilidades. Y serán las mujeres las más perjudicadas, porque pasada cierta edad, ya es imposible para ellas que las empleen.

Por eso, lo importante para implementar la Ley del Primer Empleo, es impulsar la generación de trabajo digno en los otros sectores porque si no, los jóvenes tendrán trabajo pero sus padres no. Además, se pierde la experiencia y la capacidad de innovación que dan los años de trabajo. Soluciones parciales cuando el contexto no es favorable no solo es demagogia sino que puede ser un desastre para los hogares colombianos. Hasta lo ha dicho Fenalco que apoya siempre al gobierno.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ayudemos a construir conocimiento en forma solidaria.
Esta es una sugerencia desde la Diversidad para hacer Universidad.

SUSCRIPCIONES

Recibe nuestras publicaciones por email. Escribe tu email aquí::

Por favor no olvides confirmar tu suscripción desde tu correo. Gracias.
Administrado por FeedBurner