Colombia: Un lugar lleno de Respuestas

El paseo de la droga en la Usco

Diario del Huila
“Con mi mamá no se puede hablar de droga, se puede hablar de estudio, nada más. ¿Me entiendes? Si yo le pregunto a mi mamá sobre droga me dice: ¿Qué pasa?, qué es, cómo, cómo, ¿de qué estás hablando?...” Estas son las palabras de un drogadicto.

Es *Alberto, quien decidió confesar el infierno que ha vivido por culpa de las drogas dentro la Universidad Surcolombiana. “Yo probé la droga desde el colegio. ¿Por qué?, como en todos lados, hay droga…” confesó a DIARIO DEL HUILA el joven estudiante universitario de Ingeniería de la institución.

Ni el consumo ni la venta de alucinógenos es algo nuevo en la universidad más tradicional del surcolombiano, y mucho menos en universidades como la Cooperativa, Antonio Nariño, Corhuila, entre otras.

Los testimonios de los estudiantes hablan por sí solos. "La gente saca las sillas y te ponen encima la libra de marihuana y te los venden armados y en moños, la cantidad que quieras. Igual, uno no se las va a dar de santo, pero encuentras de todo, desde cerveza, aguardiente, ‘chinchirri’, chicha y hasta tortas”, dice *Alberto.

¿Y la ruta de consumo?
Plazas como la ‘Jaime Garzón’, el Bosque, la cancha de fútbol, Ágoras, las edificaciones del edificio de Artes, biblioteca, Ingeniería, salones del tercer piso, parte de la facultad de Salud, y otros, son algunos de los puntos de encuentro para los consumidores de droga de la Universidad Surcolombiana.

“Se puede adquirir un gramo de clorhidrato de cocaína en 10 mil pesos, diez 'diablitos' de bazuco por 5 mil, un "bareto" de marihuana en mil, además de botellas de vino casero, aguardiente, ron y cerveza", menciona *Alberto.

Ahora, ¿cómo ingresa toda esa droga para que pase invisible a los ojos de los vigilantes? El jefe de Bienestar Estudiantil de la Institución, Luis Eduardo Cabezas, argumenta que no hay una vigilancia segura dentro de la Institución y que en muchos casos puede ser por los lados de la cancha de fútbol.

En la Usco circula diariamente una densa masa de 8.600 estudiantes. Son cuatro porterías y 35 vigilantes que tienen como únicas armas, los ojos, las manos y uno que otro revólver.

“Tenemos tres grupos de consumidores en la universidad. Los ya consumidores que son los que entran a la Institución ya consumiendo. Los primíparos, aquellos que su primera vez ha sido en la universidad; y los puros, que son los que consumen coca, heroína, y otros. Pero la gran pregunta es ¿Quién se las provee?”, aseguró el funcionario.

‘Narcos’ de la región
Dentro de una investigación hecha por las directivas de la Universidad se llegó a la conclusión que hay un comercio grande de jíbaros externos que deambulan por los pasillos y salones del claustro, que son abastecidos por grandes productores de la región, los llamados ‘narcos’ de la región surcolombiana.

“En el diagnóstico hecho sobre la drogadicción en este periodo se concluyó varios puntos: primero la universidad no es tierra de nadie, falta propiciar respeto de minorías frente a mayorías, el problema es multiestamentario, no todos los implicados están en el mismo nivel; no todos adquieren el hábito en la universidad; la universidad no tiene una política institucional en relación al tema, uso indebido en los espacios en la Usco; ausencia total de inseguridad al interior del centro”, explicó Luis Eduardo Cabezas.

Así mismo se encontró que no hay un vínculo con las autoridades regionales, falta aplicar reglamentos y vínculos de los padres de familia con los hijos; como también ausencia de programas por parte de las facultades, ausencia de políticas de carnetización; obras inconclusas propician los espacios de consumo; se escudan en actos culturales, deficiencia de recursos económicos, entre otros.

Si hay algo claro es que las directivas universitarias no tienen funciones de Policía. "Si yo vengo y te agredo dentro de esta oficina, me inscribo en lo que se denomina un delito penal. No se puede confundir la autonomía universitaria con la extraterritorialidad", agrega Cabezas.

Problema de todos
Sin embargo para el rector de la institución educativa Eduardo Pastrana Bonilla, la problemática de la drogadicción esta perneando todos los espacios en las universidades públicas como privadas a nivel nacional.

“Nosotros no tenemos excepción, estamos en una situación bastante delicada pero ya el Consejo Académico tomó cartas en el asunto, ya se aprobó un proyecto para empezar a hacer el trabajo de la prevención del consumo. Tenemos un equipo que está desarrollando esa tarea y esperamos que se pueda trabajar esa parte tan sensible”, aseguró Pastrana Bonilla quien agregó que están a la espera de la implementación de políticas a nivel nacional que permitan tener recursos para apoyar los diferentes proyectos.

“Ciertamente estos muchachos han caído en un problema, no es algo que digamos que merezca ser condenado, sino por el contrario que merece apoyo, la solidaridad de la mano tendida para poderlos ayudar a salir de eso y que sean efectivamente las personas que la sociedad necesita”.

¿Cuáles políticas?
El acuerdo 010 del 2010 del Consejo Académico adoptó una política integral y sistemática para la prevención y asistencia del consumo de sustancias psicoactivas y de otras prácticas de riesgo adictivo, que viene realizando Bienestar Universitario en compañía de las facultades de Salud y Psicología. Cabe destacar que este programa se creó durante el primer semestre del presente año teniendo un costo de 130 millones de pesos.

El proyecto está estructurado en cuatro capítulos básicos. El primero que define algunas disposiciones en temas generales, objetivos y principios.

“El segundo capítulo, donde se enumera un Plan Integral que la universidad tiene que montar para poder atacar el problema y lo puede atacar a partir de desarrollar una estrategia preventiva. El segundo esquema es desarrollar una intervención directa al problema, la tercera es monitorear sistemática y regularmente el comportamiento epidemiológico de las sustancias psicoactivas”, aseguró el Jefe de Bienestar Universitario, Luis Eduardo Cabezas quien recalcó que para la realización de este proyecto se basaron en experiencias de la Universidad de Antioquia con la ayuda del Ministerio de la Protección Social.

En salud
Entre tanto para el decano de la facultad de Salud, Laureano Gómez Ramírez en las instalaciones de la facultad de Medicina y Psicología se consume simplemente marihuana en uno que otro pasillo, específicamente en horas de la mañana y en la noche. Destacó además que de los 8.600 estudiantes que tiene la institución, el 40 por ciento son consumidores de droga.

“Nosotros en la Facultad de Salud, estamos en una campaña porque hemos detectado que ha habido mucho consumo de marihuana específicamente entre los estudiantes, y tenemos ya organizado un plan de trabajo en ese sentido. Desgraciadamente de acuerdo con el estudio que tenemos los consumidores vienen desde el colegio con ese problema, vienen a la universidad y siguen con el mismo problema y después pasan por la coca”, puntualizó el Decano.
Hablan directivos de dos universidades del Huila

“Tenemos que luchar transversalmente” Rector de la UCC
“Desafortunadamente las universidades se han convertido en focos de consumo de drogas. Si nosotros estamos formando seres humanos y personas integrales tenemos que luchar transversalmente porque el estudiante entienda que la drogadicción es un mal endémico que está generando una catástrofe y una pérdida de valores de la educación y sobre todo fundamentalmente de nuestros jóvenes. En este momento el problema de la Universidad Cooperativa, es un problema que se vive en todas las universidades del país, no es un tema complicado que se nos haya salido de las manos, es un tema esporádico que tenemos en personas muy esporádicas”: Luis Alfredo Ortiz rector de la Universidad Cooperativa.

“Hacer un frente, ante esta situación”, Rector de la Corhuila
“Ante esta situación todos debemos hacer un frente; que nos unamos instituciones educativas, gobierno en general y comunidad sana para prevenir esto. Son cosas que se presentan en todas las universidades del país. En la Corhuila los casos son muy mínimos, pero de todas maneras no podemos dejar que este flagelo siga. Tenemos que analizar la situación y aplicar grandes estrategias para evitar esto, porque estamos hablando del futuro de la región. Sabemos que son estudiantes que por una u otra razón han llegado hasta este punto, pero también depende de nosotros los directivos que este problema siga en las universidades”: Virgilio Barrera rector de la Corporación Universitaria, Corhuila.


Atención: La marihuana y heroína no es un juego

Según estudios de la Secretaría de Salud Departamental la marihuana es una droga psicoactiva, o alteradora de la conciencia. Físicamente sus efectos son moderados y, en su mayor parte, despreciables. El primer punto de acción de la marihuana es el cerebro, particularmente los centros cerebrales superiores que afectan a la conciencia.

Heroína
La heroína es una droga que se obtiene a través de la morfina, que se deriva, a su vez, del opio, por lo que podemos considerarla como una droga opiácea. La heroína suele presentarse en forma de polvo blanco. Esta droga puede fumarse, inyectarse o inhalarse por la nariz. Los primeros síntomas son placenteros, pero con el tiempo la heroína provoca malestar, que se va agravando.

Al poco tiempo de consumirla, llega al cerebro, donde se convierte en morfina y provoca una serie de sensaciones placenteras y agradables, calma o euforia. Estas sensaciones dependerán de la cantidad de heroína consumida, es decir, si tomas mucha heroína, la intensidad de estas sensaciones será mayor. También puedes sentir calor corporal y una alteración de los sistemas respiratorios y cardíacos. Si la dosis consumida es alta, puede llegar a producir la muerte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ayudemos a construir conocimiento en forma solidaria.
Esta es una sugerencia desde la Diversidad para hacer Universidad.

SUSCRIPCIONES

Recibe nuestras publicaciones por email. Escribe tu email aquí::

Por favor no olvides confirmar tu suscripción desde tu correo. Gracias.
Administrado por FeedBurner