Colombia: Un lugar lleno de Respuestas

Bolsilibro Pensamiento Critico - Descargar PDF


El análisis y la evaluación son reconocidas como destrezas cruciales que deben dominar todos los estudiantes y con razón. Son requisito para aprender cualquier contenido significativo de manera que no sea trivial. Comúnmente, se les pide a los estudiantes analizar poemas, fórmulas matemáticas, sistemas biológicos, capítulos en libros de texto, conceptos e ideas, ensayos, novelas y artículos – para mencionar algunos. Sin embargo, ¿qué estudiante puede explicar lo que requiere el análisis? ¿Qué estudiantes tienen un concepto claro de cómo pensar? ¿Cuál de nuestros graduandos puede completar la oración: “Cuando se me pide que analice algo, utilizo el siguiente modelo:...?” El hecho penoso es que a pocos estudiantes se les ha enseñando cómo analizar. Por eso, cuando se les pide que analicen algo científico, histórico, literario o matemático – ni pensar, algo ético, político o personal – carecen de un modelo que les permita hacerlo. Divagan por su tarea con tan sólo el sentido mínimo de lo requiere el análisis.

No tienen idea de cómo el análisis sólido puede abrir el camino hacia la evaluación sólida. Por supuesto, los estudiantes no están solos. Muchos adultos están confundidos de manera similar en cuanto al análisis y la evaluación como procesos intelectuales.
Sin embargo, ¿qué pensaríamos de un mecánico de autos que dijera, “Haré lo mejor posible para arreglar su auto, pero francamente nunca he entendido las partes de un motor;” o si un linguista dijera, “Lo siento, pero siempre me ha confundido el identificar las partes gramaticales?” Ciertamente, a los estudiantes no se les debe pedir que analicen si no tienen un modelo claro y los fundamentos requeridos para hacerlo. De igual manera, no debemos pedir que los estudiantes hagan una evaluación si no tienen los criterios en que deben basar su evaluación. La reacción subjetiva no se debe confundir con la evaluación objetiva.
Cuanto más los estudiantes internalicen este modelo mediante la práctica, se colocarán en mejor posición para comenzar a pensar históricamente (en sus clases de historia), matemáticamente (en sus clases de matemáticas), científicamente (en sus clases de ciencia) y así más hábilmente (en todas sus clases). Cuando internalizan este modelo, los estudiantes son mejores estudiantes porque adquirieron un poderoso “sistema para analizar sistemas.”
Este bolsilibro acompaña al Bolsilibro Pensamiento Crítico: Conceptos y Herramientas. Complementa, y recibe complemento de todos los otros bolsilibros de la serie.
Ejemplifica por qué el pensamiento se comprende y mejora más cuando podemos analizarlo y evaluarlo EXPLÍCITAMENTE. Las destrezas intelectuales que enfatiza son las mismas destrezas que se necesitan para razonar las decisiones y problemas inherentes en cualquiera y cada una de las dimensiones de la vida humana.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ayudemos a construir conocimiento en forma solidaria.
Esta es una sugerencia desde la Diversidad para hacer Universidad.

SUSCRIPCIONES

Recibe nuestras publicaciones por email. Escribe tu email aquí::

Por favor no olvides confirmar tu suscripción desde tu correo. Gracias.
Administrado por FeedBurner