Colombia: Un lugar lleno de Respuestas

CÓDIGO DE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA VERSIÓN COMENTADA

El año de 1991 marca un hito especial para la defensa y garantía de los derechos humanos de los niños, las niñas y los adolescentes en Colombia: se promulga la Constitución Política en la que se define un nuevo ordenamiento político y jurídico a partir del reconocimiento de la Nación colombiana como un Estado Social de Derecho, y se sanciona la Ley 12 de 1991 mediante la cual se incorpora en la legislación interna la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño de la Naciones Unidas, que establece la forma en la que deben ser tratados y atendidos todos los niños y las niñas del mundo en los diferentes ámbitos de su vida, a partir su reconocimiento como sujetos de derechos.
Desde ese mismo año surgen en el país varias iniciativas para reformar el Código del Menor, Decreto 2737 de 1989, con el propósito de ajustarlo a los nuevos mandatos constitucionales en materia de derechos humanos y a los preceptos internacionales de la Convención sobre los Derechos del Niño, en la que precisamente se describen esos derechos y se establecen los compromisos que los Estados deben cumplir para garantizarlos.

A pesar de los diversos esfuerzos emprendidos durante más de 15 años por entidades gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales, esta reforma sólo se logra llevar a cabo en noviembre de 2006 con la aprobación del Código de la Infancia y la Adolescencia, Ley 1098 de 2006.
Para la Alianza por la niñez colombiana y UNICEF, es motivo de especial satisfacción entregar a la ciudadanía el texto comentado de esta Ley, en la medida en que por más de cinco años las dos organizaciones acompañaron el proceso de reforma del Código del Menor ya derogado. Más allá del logro que significa haber conseguido profundizar en el mandato constitucional que establece la prevalencia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes sobre los derechos de los adultos, la sanción de esta ley supone la responsabilidad de las autoridades con su aplicación efectiva como garantes de derechos y la corresponsabilidad de la sociedad y de la familia para que se procuren las condiciones materiales y espirituales necesarias para que todos los niños, niñas y adolescentes en Colombia puedan vivir su niñez como personas íntegras, dignas y felices.
Sabemos que la ley es apenas un paso en el camino del reconocimiento de niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos y que la norma como tal no es suficiente para generar los cambios culturales profundos
que se requieren en el escenario de lo público y de lo privado para que los menores de 18 años sean tenidos en cuenta en las decisiones que afectan su presente y su futuro.
Es por esa razón que esta edición comentada quiere trascender la mirada jurídica para acercar la perspectiva de la ley a los asuntos de la vida cotidiana, que es en la práctica en donde ocurren los sucesos importantes en la vida de los seres humanos. Este trabajo ha sido realizado por Beatriz Linares Cantillo, a partir de su participación como miembro de la mesa de redacción del Código que conformó la Alianza por la niñez colombiana en 2003 y de los numerosos diálogos, encuentros, talleres y conferencias que ha realizado a lo
largo y ancho del país en los últimos años, en su tarea de difusora de la Ley y promotora de derechos humanos.
Los comentarios son, en ese sentido, el resultado de las reflexiones realizadas con defensores de familia, jueces, comisarios de familia, madres comunitarias, personeros, jóvenes, niños, niñas, operadoras de servicios sociales, funcionarios públicos, académicos y expertos en niñez de organismos internacionales.
Tratan de recoger, de una manera sencilla, las inquietudes que surgen del nuevo texto legal y las preguntas que se suscitan de cara a su implementación. Algunas opiniones y comentarios de la autora, compartidos o no por la Alianza y UNICEF, son parte de un debate saludable que recogemos y entregamos a la opinión pública para que sea esta la que se haga su propio juicio sobre la riqueza de la ley, pero sobre todo para que trascendiendo la ley, haga suyo el compromiso de trabajar en la defensa y garantía de los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes en Colombia.
A nombre de la Alianza por la niñez colombiana y de UNICEF, queremos agradecer a la autora por este importante aporte a la discusión sobre el Código, al igual que a todas las personas que directa o indirectamente han participado en su elaboración.
PAUL MARTIN
Representante para Colombia
UNICEF



0 comentarios:

Publicar un comentario

Ayudemos a construir conocimiento en forma solidaria.
Esta es una sugerencia desde la Diversidad para hacer Universidad.

SUSCRIPCIONES

Recibe nuestras publicaciones por email. Escribe tu email aquí::

Por favor no olvides confirmar tu suscripción desde tu correo. Gracias.
Administrado por FeedBurner